Cuando tomamos la decisión de hacer un cambio en nuestra cocina una de las preguntas que se vienen a la cabeza es “¿qué tipo de encimera pongo?” ¿Por qué? Porque es una de las partes más importantes ya que es donde vamos a trabajar la mayoría del tiempo que pasemos en ella.

Actualmente, aparte de tener en cuenta la funcionalidad de nuestra cocina, también entra en juego el factor estético. ¿Por qué no vamos a poder tener una cocina, además de funcional, que entremos y nos enamoremos de ella? Y más teniendo en cuenta que el mercado nos ofrece opciones para que esto ocurra.

Para ello, es muy importante el diseño de ésta y por eso, en nuestros establecimientos contamos con profesionales que sin ningún compromiso te realizan diseños personalizados según tus necesidades y gustos para que no puedas resistirte a hacer un cambio en tu cocina 😉

Pero antes te voy a explicar las distintas encimeras que os podemos ofrecer, así como sus pros y sus contras.

Laminadas

Si el factor principal que estás buscando es el precio, éstas son las más económicas del mercado. En la actualidad, este tipo de encimeras han evolucionado mucho, pueden imitar a otros materiales como son la madera, mármol o piedra artificial y llegar a tener una apariencia bastante real.

Éstas están compuestas de una base sólida, en la cual podemos diferenciar la base compacta o la formica cuya diferencia es la presión con la que están elaboradas las fibras, sobre la que se pega una lamina de material plástico.

Sin embargo, si tenemos un punto débil en estas encimeras éste es la humedad, algo que por supuesto se puede evitar con una correcta instalación, para la que es necesario que las uniones entre las distintas partes estén bien selladas y recubriéndola con copetes. Por otro lado, son también de fácil rayado, por lo que tendremos que usar una tabla a la hora de cortar.

Madera

La madera es un material 100 % natural y de gran belleza que aportará calidez y textura a tu cocina pero hay que ser conscientes de que es un material vivo y que por tanto, necesita un mantenimiento más exhaustivo frente a otro tipo de encimeras. En este sentido, hoy en día existen barnices de gran protección que ayudan a este mantenimiento pero no podemos obviar de que el paso del tiempo suele dejar huella en ellas. Para lo que se recomienda un cepillado y barnizado con cierta periodicidad.

Piedra natural

También conocido en este mundo como mármol, proviene directamente de la piedra y al igual que las encimeras de madera es un material 100 % natural y de los más conocidos debido a su longevidad y dureza. La limpieza es fácil y no precisan de un mantenimiento específico.

Al ser de temperatura fría, resultan de mucha utilidad para los cocinillas, sobre todo, evitará por ejemplo que la masa de los pasteles se nos pegue pero sí que tendremos que tener cuidado con el vino, aceite y otros compuestos cítricos ya que al ser un componente poroso puede absorberlos y quedarse mancha. Además, hay que tener cierta cautela porque no es difícil de rayar y no se puede reparar.

Por otra parte, muy importante es tener en cuenta el origen de este tipo de material, por ello, cuando nos lo enseñan en una muestra, la veta y los colores pueden variar respecto a cuando llegan a nuestra vivienda.

Cuarzo

En este caso hablamos de piedra artificial ya que su origen es un proceso industrial donde se mezclan cuarzo con resina obteniendo un compuesto cinco veces más resistente que la piedra natural y no es poroso, por lo que es resistente a las manchas. La disponibilidad de colores en este material es inmensa, son más uniformes pero uno de sus inconvenientes es que hay que tener mucho cuidado con las ollas calientes porque se podría quemar.

En el mercado existen multitud de marcas, nosotros contamos con Equs, Compact y Silestone, una de las diferencias entre estos tres fabricante es el origen de la producción, China, Portugal y España respectivamente.

Resina

Este tipo de encimeras están marcando tendencia ya que visualmente son muy elegantes. Fabricado con resina sintética, resulta muy suave al tacto y es resistente a los golpes. Igualmente, puede ser moldeada a muy elevadas temperaturas pudiéndose dar la forma y longitud que necesitemos, llegando a conseguir alzados que quedan uniformes y sin juntas. Pueden tener acabado mate o satinado y existen también una gran gama de colores.

Porcelánico

Cuando escuchamos porcelánico (imagen principal de este post) podemos pensar que es un material frágil pero es todo lo contrario. Combina las ventajas del vidrio con la fortaleza de la piedra, se trata de un proceso muy similar al de la formación del granito pero es capaz de soportar el rayado y los golpes por su fabricación ultra compacta.

Te garantizan la durabilidad, resistencia al calor y la no absorción de agua, agentes corrosivos y todo tipo de manchas. Pero uno de sus hándicap es su precio ya que no todo el mundo está dispuesto a realizar la inversión que suponen. Las marcas más conocidas que se encuentran en el mercado son:

  • Neolith, fabricada por TheSize en Castellón.
  • Techlam, producto elaborado por Levantina.
  • Laminam, elaborado por Equs.
  • Dekton, fabricadas por Consentino.

Espero poder haberte ayudado a decidirte, no obstante, en caso de que tuvieras cualquier tipo de consulta, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de expertos. Será un placer darle forma a tu nueva cocina.

Sara Murcia
Sara Murcia
Graduada en Administración y Dirección de Empresas, no sólo es una de las personas responsables de MuecoCeuta, también te cuenta como experta en la materia, las últimas tendencias en interiorismo y decoración

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *