¡Lo prometido es deuda! Aquí va otro de los colores a analizar, en concreto, el ROJO. ¿Sabías que existen mas de 105 tonos de rojo? ¡Increíble! ¿Verdad? Pues además de tener tantas tonalidades, también fue el primer color al que se le dio nombre, ya que es la denominación cromática más antigua del mundo.

Se trata del primer color que los recién nacidos son capaces de reconocer y si invitas a alguien a nombrar espontáneamente un color, casi siempre será el rojo, aunque no sea su color favorito. Que sí suele ser el de los niños., algo que ocurre porque lo asocian a los caramelos y al kétchup.

El rojo es el color de todas las pasiones, de las buenas y de las malas, por eso es el color del amor y el odio, el amor es rojo y en segundo lugar rosa y el odio es rojo, pero si lo unimos al negro, se convierte en odio. De ahí que el mismo color tenga distintos efectos si lo juntamos con otros y si lo combinamos con el negro, el significado se vuelve negativo.

Y estas pasiones pueden arder, de ahí se saca el simbolismo del fuego de este color. De hecho, cuando aún no se sabía que la tierra era redonda se pensaba que el rojo del atardecer procedía del fuego del infierno. El rojo hace desaparecer el frío y ahuyenta los poderes malos porque las llamas se dirigen hacia el cielo, azul, que si por cierto, no has leído todos sus significados y curiosidades lo puedes hacer en este enlace.

El color de la fuerza y la suerte

También es el símbolo de la sangre por lo que hace que sea un color positivo porque es la fuerza, la vida. Para poder explicar esto nos hay que remontarse a las religiones primitivas, como por ejemplo los vikingos que sacrificaban animales para hacer ofrendas a los dioses. ¿Sabías que en estos tiempos también se bañaba a los recién nacidos en sangre de animales para transferirles esa fuerza? ¿Y que los gladiadores romanos bebían la sangre de las heridas de sus adversarios moribundos para recibir su fuerza?

¡Ah! ¿Y te has fijado en los restaurantes chinos? Normalmente el color que predomina es el rojo, ¿sabes por qué? Porque para ellos es el color de la felicidad. Y junto a los hindúes, éstos se casan de rojo, ¿tú te atreverías a casarte vestida de rojo?

¿Qué me dices de la mariquita? Ese animal tan gracioso y bonito que todos vamos a por ellas con buenas intenciones, nunca pisarlas… pues que sepas que es un coleóptero, es decir, de la familia de los escarabajos. Pero debido a su color rojo para nosotros es un insecto entrañable, no como un escarabajo negro, el cual evitaríamos a toda costa.

¿Y Caperucita Roja? ¿Por qué no era su capa amarilla? Por ejemplo. Pues porque el rojo también era visto como protección mágica contra el mal de ojo.

El rojo es también el color de los extrovertidos, todo lo contrario, sería el azul, es lo frío, lo que suena bajo, lejano, inmaterial. Mientras que el rojo es de las cosas materiales, y para ello un ejemplo claro es el vídeoclip de Madonna, “Material girl”, donde una mujer materialista sale reluciente con su gran vestido rojo.

Lo prohibido y una manera de disimular la sangre

En el simbolismo moderno determina el peligro y lo prohibido, como por ejemplo el color del semáforo que hace que nos detengamos, las señales de tráfico y la tarjeta roja en el fútbol.

En cuanto a política, se asocia a socialismo y el comunismo ya que estos eran los colores del marxismo-leninismo, de ahí que Adolf Hitler cogiese ese color para su bandera. Necesitaba establecer un partido de masas y para ello le hacían falta las simpatías de los trabajadores.

Y para terminar con las curiosidades, ¿sabías que el rojo de las capas de los toreros no es lo que excita al toro sino el movimiento del picador y el banderillero? Y es roja solamente para disimular la sangre del animal.

El rojo en tu hogar

Bueno pues ahora apliquemos este color a nuestro hogar, después de todo lo contado podríamos decir que el rojo es un color sofisticado, atrevido y vital y dentro de su variada paleta de color pueden crear deseo y calidez.

¿Quién diría que este dormitorio no es bonito? Yo no me atrevería, me encanta la combinación de colores. Además del efecto acogedor que tienen las paredes pintadas en roja, éste debe fomentar el descanso y la tranquilidad para conseguir una buena calidad del sueño. Y por ello, hay que evitar los colores estridentes, como el rojo, ya que activan nuestro sentido de la alerta. Por lo que no aconsejaría abusar mucho de él en un dormitorio.

Si no eres de sueño fácil el color rojo es desaconsejarle porque no ayuda al descanso y a la tranquilidad.
Si te gusta este color y no sabes cómo empezar con él, ¿por qué no con unos pequeños toques en el textil?
¿No te recuerdan esas cortinas al telón de un gran teatro? ¿Por qué no conseguir ese toque de glamour y elegancia en nuestro comedor?
Si eres una persona más atrevida puedes probar poniendo un sofá rojo. ¿Por qué no va a quedar bien? La clave está siempre en la correcta combinación de colores.
Como se puede ver en este ejemplo, en el minimalismo este color también está muy presente.
¿Tendrás excusas para sentarte a devorar libros o revistas con un sillón así que da vida a ese rincón especial de tu casa?
El rojo se puede matizar y suavizar con los colores neutros como son el beis, crudos o blancos, de esta forma le dará un toque sofisticado a tu hogar, pero sin pasarnos. En nuestra cocina podemos darle los toques de color en la vajilla y los manteles.

Y poco más, espero que te haya gustado. Si hay alguien cerca de ti que no veía claro lo de añadir el rojo a tu casa, mándale este post 😜 Y por cierto, el siguiente color ya está en el horno. ¿Te atreverías a decir cuál es?

Sara Murcia
Sara Murcia
Graduada en Administración y Dirección de Empresas, no sólo es una de las personas responsables de MuecoCeuta, también te cuenta como experta en la materia, las últimas tendencias en interiorismo y decoración

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *